Especiales relaciones laborales en el ámbito taurino

La falta de responsabilidad del apoderado sobre los sueldos de la cuadrilla.

En ocasiones, en la tramitación de reclamaciones de banderilleros y picadores por impagos de honorarios contra matadores, novilleros o rejoneadores, estos alegan que no son quienes los han contratado ni quienes son responsables de su pago, si no que ha sido su apoderado, pretendiendo descargarse así del cumplimiento personal de los compromisos laborales, administrativos o fiscales que por normativa le competen. Pretenden delegar en la persona de su apoderado conforme a pactos entre ellos de los que lógicamente la cuadrilla son ajenos y les resultan desconocidos.

Es más, se ha llegado a alegar por los jefes de cuadrillas en este caso de reclamaciones, falta de litisconsorcio pasivo necesario, insinuando que la cuadrilla debe reclamar de la misma manera al apoderado.

Estas cuestiones están siendo resueltas en los juzgados y siempre en el mismo sentido, haciendo responsable únicamente al jefe de cuadrillas. Recientemente, se ha dictado sentencia por el Juzgado de lo Social nº 3 de Córdoba por la que, una vez más, se separa por un lado la relación del matador y su apoderado y por otro la del matador y la cuadrilla, dejando claro que el apoderado no es el empleador de la cuadrilla y desestimando la excepción procesal de que es necesario demandar también al apoderado puesto que éste no es titular de la relación jurídico-material controvertida y los pactos entre torero y apoderado sólo les obligan a ellos entre sí.

Con ello, se expresa claramente el Juzgador de Córdoba en esta sentencia al decir que “El apoderado, en su caso, puede realizar los pagos a la cuadrilla, pero de hacerlos, lo hace como representante del poderdante, del torero, no como empleador de la cuadrilla y obligado al pago”. Dicha resolución se suma a otras, como la del Juzgado de lo Social nº 2 de Badajoz de 17 de febrero de 2014, basándose ambas en lo establecido en los artículos 10, 13 y 17 en relación con el artículo 19 del Convenio Colectivo Nacional Taurino anterior, que igualmente se recoge de una forma inequívoca en los artículos 14 y 19 del actual Convenio Colectivo vigente.

En resumen, cuando un matador o novillero se contrata con un apoderado, a pesar de las cuestiones existentes entre ellos, la cuadrilla siempre será responsabilidad del matador ante los impagos de salarios, de impuestos, etc., una vez que haya quedado acreditado, lógicamente, por parte de la empresa organizadora el cumplimiento de sus obligaciones para con el jefe de grupo.

Publicado en: http://www.cultoro.com/m/nota.asp?id=9301

cultoro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s